lunes, 19 de febrero de 2007

El regalo de un amigo dilecto (Alias Juan Lucas)

Cese un momento el oleaje del murmullo bullanguero y escuchad a un mensajero que va a cumplir su misión.
Tal vez... mi lengua se ataje, pues es torpe a la vez que ruda;
más, aunque lo que voy a narrar carezca de inspiración,
quien habla es mi corazón... el de la elocuencia muda.
A María Inés
Versallesco jardín es esta dama
que duerme las ondas de su playa
en un sueño de esmeralda,
entre las flores, donde reina la eterna primavera,
mariposas y flores, verdes galas...
Es... un gran beso de pétalos y alas idílicas,
es la paz de la pradera, gaita doliente,
replicar de esquilas, dulce balar de bíblicos corderos;
pastores que se miran placenteros,
cielos azules, gentiles púpilas,
sencilla, mansa y libre...
No representa a señor...
ni le manda una corona,
ni es de guerreros su hogar;
su credencial es el del amor,
la paz, la luz, la armonía,
y, oculta en ese alma suya,
en el más hondo rincón...
es donde habita la bendición
de todo el "Ave María".
¡¡¡Si vierais... si vierais,
que cerca están el cielo y la tierra allí!!!
¡¡¡Si vierais que baladí es el oro y la riqueza
comparada a la hermosura de su bendito lugar
donde la brisa, al cruzar parece un labio que reza;
donde impera la virtud y tiene un templo la calma,
y luz de fe aspira el alma y el cuerpo bebe salud!!

¡¡¡Qué fuerte la juventud que pisa aquel santo suelo
y qué profundo consuelo para los pechos cristianos
sentirse todos hermanos mientras rezan su oración!!

¡¡¡Qué elevada es la creencia,
traspasado aquel umbral,
y qué noble el ideal
y qué clara la conciencia!!

¡¡¡Cómo arraiga la evidencia
en un Dios allende la altura
y qué confensión tan dura
la que ha de hacer el ateo cuando...
después de escucharla debe diciendo salir:

"Señor, ya creo" ...
pues las vivas acuarelas
que en su templo comtemplé;
son las luces de un pincel
y un pintor... ¡¡¡el cristianismo!!!"

Alegres, con la alegría
de nerviosos pajarillos,
corretean los chiquillos
a su alrededor; porque sobre sus cabezas,
mitigando su tristeza
y acallando su dolor, como escudo protector
dulcemente se levanta
la mano de María Inés...
humilde, sencilla y llana,
que muestra sin causar dolor
el azote de la vida,
y va repartiendo su vida
y su dote con los que a sus brazos van,
y, en su religioso afán
no hay pobres a quien no dé,
para sus almas, la fe,
para sus cuerpos, el pan.
Oculta en el alma mía
yo os traigo su bendición
guardadla del corazón
en los arcanos más fijos
y legadla a vuestros hijos
por herencia y por blasón.
Mi amada mentora, Circe
la maga te llamo,
mujer a quien me acerqué
un día como quien va a confesar
y lleno de amor tus manos
me diste a besar....y yo
llorando las besé ansioso,
delirante y... como
otra cosa no te puedo ofrecer
por el favor recibido...
con toda hulmidad te dejo,
lo único que quizás..
quizás... nunca lo sabré,
sepa hacer...
alguna canción,
un triste cuento
o una historia de amor...
para de esta manera agradecerte
el que un día te acercarás y me dieses de beber.
Por mucho que pase el tiempo
tu huella no se borrara de este alma que te adora.
Muchos besos, no de Juan Lucas, tú mejor que nadie sabes...
y no se como... que soy el otro...
el que descubriste un día cuando navegabas con tu nave
y cansada de tanto dar amor...
te paraste a descansar en esta mi casa
para así con tus hermosas palabras
animarme a seguir haciendo lo que más me gusta...
escribir.

Gracias María Inés.

3 comentarios:

Juan Lucas dijo...

Ahora si que quedó bello, le faltaba estar en el lugar de donde nunca debió salir tu "templo".
Con todo mi cariño para la mujer más maravillosa y buena.

Alias (Juan Lucas)

BELMAR dijo...

"Pero en chozas habita el hombre, como se oculta en un pudoroso vestido,
pues mientra más interior es (él), más precauciones toma..."

( Hölderlin )

P.D. En homenaje a "todos los dementes" que habitan nuestro yo...!!!

María Inés dijo...

Belmar:
Asumo la increíble demencia que tengo.
Abrazos